Comprendre l'entreprise d'aujourd'hui grâce aux 4D

Gestión

Gestión: la empresa actual explicada mediante las 4 «D»

La llegada de las nuevas generaciones y la revolución digital ponen en jaque las prácticas de gestión que se habían mantenido imperturbadas durante décadas. Los managers deben adaptarse a estos cambios si no quieren quedarse atrás. Para ayudarles, hemos plasmado lo que creemos que será la empresa del mañana, a través del prisma de las 4 «D».

Desintermediación

El estilo de gestión piramidal, excesívamente rígido, ya no se ajusta al universo corporativo actual. Las organizaciones tienden a ser cada vez más horizontales y a adoptar un estilo de gestión mucho más flexible y colaborativo.

Un 62% de los franceses opina que una gestión horizontal aumenta la eficacia de los trabajadores.

Según un estudio de Ipsos y Revolution@Work

Esta nueva forma de organización se centra en el individuo, en su fuerza de trabajo y en su capacidad para impulsar el cambio. Ahora existen menos intermediarios entre el trabajador de base y la Dirección, pero también entre los propios empleados.

En consecuencia, el diálogo con su responsable es más directo y la información se transmite mejor.

Un empleado feliz supone un incremento de la productividad en un 31% y de la creatividad en un 55%. Además, faltará al trabajo seis veces menos y se reducirá a la mitad el riesgo de que se ponga enfermo.

Según un estudio de Harvard y del MIT

Un directivo de hoy en día se centra en los trabajadores y se esfuerza por establecer vínculos de confianza. Presta atención y oídos a cada uno de sus trabajadores y solo interviene cuando el equipo se lo pide. Esto aumenta la autonomía de los trabajadores, que poco a poco irán desarrollando sus competencias y asumiendo más responsabilidades, lo que sin duda les mantendrá motivados en el trabajo.

Grandes grupos como SNCF, MACIF y AccorHotels han creado «comités ejecutivos en la sombra». Se trata de juntas directivas «junior», formadas a menudo por jóvenes ejecutivos menores de 35 años, cuya misión es hacer recomendaciones sobre los proyectos estratégicos de la empresa desde una nueva perspectiva.

Para facilitar la desintermediación y fomentar la colaboración, las empresas están descompartimentando sus espacios de trabajo.

Descompartimentación

El directivo del mañana es capaz de garantizar tanto la autonomía de sus empleados como su comodidad. De este modo, pueden proporcionar un entorno de trabajo cálido e inspirador.

En 2018, el 20% de los empleados franceses trabajaban en instalaciones de planta abierta.

Según France Culture

Para favorecer el trabajo en equipo, cada vez más empresas eligen un concepto de planta abierta a la hora de planificar el lugar de trabajo de sus empleados. Esta idea, surgida en los Estados Unidos, trata de organizar las oficinas en un espacio abierto, sin tabiques: un entorno de trabajo orientado a la colaboración, la co-construcción y el intercambio de ideas.

«Los hombres contruímos demasiados muros y no suficientes puentes».

Isaac Newton

De hecho, más allá de esta descompartimentación física, los directivos crean puentes entre los diferentes departamentos. Consiguen que la información circule libremente y permiten una gestión de proyecto más ágil. Esto favorece además el diálogo intergeneracional directo.

En 2015, Facebook se trasladó a un nuevo edificio en California. El objetivo era crear el espacio perfecto para fomentar el trabajo colaborativo entre equipos. El espacio debía crear la misma sensación de comunidad y conexión entre equipos que la red social.

La descompartimentación es un paso necesario para facilitar la reducción cuantitativa de las normas y el incremento en la flexibilidad y la autonomía en la empresa.

Desreglamentación

Para involucrar a los empleados y hacer que se sientan agusto, un manager debe utilizar normas flexibles y prestar atención a sus necesidades.

El 55% de los franceses que trabajan desearían tener mayor libertad a la hora de elegir cómo organizar su horario laboral para lograr un mayor bienestar y eficacia.

Según una encuesta de Sociovision para Actineo

Para sentirse bien en el trabajo, los empleados necesitan sentido, autonomía y un entorno laboral suficientemente flexible, que se traduce en horario de trabajo adaptable o un mayor equilibrio entre su vida profesional y personal. Un tercio de los franceses que trabajan en la oficina desearía poder teletrabajar.

Están surgiendo nuevas formas de comunicación que convierten en innecesarios muchos de los códigos establecidos: las reuniones se celebran ahora cerca de la máquina de café para no perder tiempo, las fórmulas de cortesía en los correos electrónicos se han vuelto prescindibles, etc.

Este nuevo estilo de gestión es menos restrictivo e implementa ciertas prácticas que permiten un mejor entendimiento y rendimiento en la empresa.

Se organizan momentos de trabajo en colaboración y seminarios originales para que el trabajo en equipo sea más agradable y eficaz. Según un estudio de Ipsos, el 83% de los empleados que ya practican el trabajo colaborativo creen que tiene un impacto positivo en la motivación.

La movilidad de los empleados, el trabajo colaborativo y las nuevas formas de comunicación son ahora posibles gracias a la desmaterialización y al uso de herramientas digitales.

Digitalización

Hoy en día, la digitalización está en el centro de la transformación de las empresas: el papel ya no es la herramienta de preferencia. En efecto, las herramientas digitales acompañan a los managers en su día a día y les ayudan a realizar el seguimiento de su equipo con facilidad.

Los trabajadores dedican entre un 20 y un 40% de su tiempo a buscar información.

Según Les Digiteurs

A diferencia de lo que ocurre con los documentos en papel, cualquier empleado puede fácilmente archivar, procesar, compartir y acceder a los contenidos digitales en cualquier momento y lugar que lo desee. Las herramientas tecnológicas favorecen los intercambios, difunden la información más rápidamente y ahorran tiempo y dinero.

La digitalización también facilita que los trabajadores compartan su éxito con los compañeros.

Para garantizar el éxito de un proyecto de digitalización, la gestión del cambio es un elemento clave. Es esencial formar, informar y apoyar a los empleados para facilitar la integración de las nuevas herramientas y prácticas.

El 60% de los empleados que trabajan en espacios digitales dicen estar más motivados y ser más felices en el trabajo, y el 43% dicen disfrutar de un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Según un estudio de Aruba Networks

Para gestionar e implicar a todos los trabajadores, hay que utilizar herramientas sencillas, digitales y modernas. Hoy en día existen multitud de herramientas:

Estas 4 «D» no son una hipótesis para el futuro, son una realidad del presente aportada por la nueva generación que ha desembarcado en el marcado laboral. Las empresas que no se adapten verán vaciarse sus salas y les resultará extremadamente complicado realizar nuevas contrataciones. Nos encontraremos con un elevado número de empresas obligadas a rechazar contratos por falta de recursos internos.

Si no quieres perderte nuestros próximos artículos sobre Gestión, 
¡suscríbete a nuestro boletín! 👇